Dordogne Périgord, une bastide, l'acropole du Périgord. Le charme de Domme est indéniable, il y règne une atmosphère particulière, calme et sereine qui apaise l'âme autant que l'exceptionnel panorama sur la vallée de la Dordogne qui dévoile aussi bien le château de Montfort, le village de la Roque Gageac et le château de Beynac. Mais le hasard a offert bien d'autres trésors à Domme         Dordogne Périgord, une bastide, l'acropole du Périgord. Le charme de Domme est indéniable, il y règne une atmosphère particulière, calme et sereine qui apaise l'âme autant que l'exceptionnel panorama sur la vallée de la Dordogne qui dévoile aussi bien le château de Montfort, le village de la Roque Gageac et le château de Beynac. Mais le hasard a offert bien d'autres trésors à Domme

Patrimonio y turismo...


El encanto de Domme es innegable, con su especial atmósfera de calma y serenidad, que apacigua el alma tanto como el excepcional panorama sobre el valle del Dordoña, que revela el castillo de Montfort, el pueblo de La Roque-Gageac y el castillo de Beynac.

Pero el destino ha deparado a Domme muchos otros tesoros, que se pueden descubrir, al igual que el pueblo, siguiendo una de las numerosas visitas guiadas: para los amantes de los descubrimientos, bajo el pueblo se extiende una gruta natural de 20 metros de profundidad y 450 metros de largo. Está formada por un rosario de cámaras que se revelan a los visitantes, una tras otra, en una rara profusión de cristalizaciones. Un ascensor panorámico por la ladera del acantilado le llevará de vuelta al pueblo. Descubierta en 1912 por unos niños, esta joya de la naturaleza había permanecido latente en el hueco del acantilado desde su creación en la prehistoria.

Unos miles de años más tarde, unos desafortunados templarios fueron encarcelados, en espera de la muerte, en la Porte des Tours. Su destino y su fe les llevaron a esculpir conmovedores testimonios, más o menos misteriosos, en las paredes de su calabozo, haciendo de esta antigua prisión un lugar único en el mundo. La lectura iconográfica de estos signos y su posible interpretación no puede dejar indiferente a nadie y llena de la misma emoción tanto al aficionado a la historia como al simple curioso.

Unos cientos de años más tarde, nuestros abuelos llevaban una vida dura y difícil en las calles de Domme, mucho antes del reinado de las máquinas eléctricas. El Museo de la Place de la Halle le sumergirá en este universo, tan cercano y a la vez tan lejano, gracias a numerosas escenas recreadas. Una multitud de objetos de "antaño" ayudará a los visitantes más jóvenes a descubrir lo que los mayores vivieron en su juventud. Es una oportunidad única para compartir recuerdos, revivir el pasado y perpetuar la historia.


Fotos
Castillo del Rey Porte des Tours El panorama Vista aérea

Para más información o para descubrir los innumerables lugares repartidos por el corazón del Périgord Noir y el valle del Dordoña, visite la página web de la Oficina de Turismo.

Numerosos actos y festivales jalonan la vida de la región de Domme. Puede encontrar una lista consultando el documento que figura a continuación, o visitando el sitio web de la Oficina de Cultura que figura más abajo.


Bienvenido a Domme, bienvenido al corazón del Perigord Negro: hacia 1281, el rey Felipe III, conocido como el audaz, decidió crear la bastida de Domme en La Barre, el acantilado que domina el río Dordoña por más de 150 m. El encanto de Domme es innegable, allí reina una atmósfera particularmente tranquila y serena, que apacigua el alma tan plenamente como el excepcional panorama del valle del Dordoña, que revela el castillo de Montfort, el pueblo de La Roque Gageac y el castillo de Beynac. Pero el destino ha ofrecido muchos otros tesoros a Domme... .
Más información...